martes, 24 de enero de 2017

Reseña: "Los otros", de Luis Romero, en El Imparcial, por Francisco Estévez.


                                Luis Romero: Los otros

                                                 Por Francisco Estévez



                                                                                                         El Imparcial, 22/01/2017                                                                                 

Entre varios centenarios que pasaron de puntillas el año apenas difunto uno de los más silenciados fue el del nacimiento de Luis Romero. Sin embargo, la atenta colección “Textos desatados” de Calambur ha realizado el mejor homenaje posible para con el escritor, o sea, poner en circulación versión íntegra de Los otros, novela de relieve sobre la insolidaridad de finales de los años 40 en la España franquista. Un ponderado y atento estudio del crítico Santos Sanz Villanueva presenta con acierto la obra y figura del autor que no dudó en desmarcarse de su filiación política inicial y exponer de forma crítica, del modo que toleraba el propio régimen, los graves claroscuros de la sociedad postguerra.

Luis Romero historió la Guerra Civil y novelizó sus trágicas consecuencias en clave de realismo social (donde destacan por ejemplo la magnífica obra de Juan Eduardo Zúñiga, trilogía de la Guerra Civil en Madrid, o las virguerías literarias de Ignacio Aldecoa). El lector memorioso recordará con agrado y aprecio el personaje colectivo de La noria (1952), portentosa novela donde retrató un día de Barcelona y adelantó el realismo social. Pocas veces alcanzó después las cotas arribadas con esa opera prima, aunque no desmerecen nada Carta de ayer (1953) o la inquisitiva El cacique (1963). La crónica Tres días de julio (1967) es un parteaguas en su producción pues desde entonces se decantará por un periodismo literario de nuevo cuño y sus escritos rayan la frontera entre historia y novela, donde cabe destacar Cara y cruz de la República (1980). Por último, merece atención la significativa biografía que realizar a su coterráneo pintor, Todo Dalí en un rostro (1975).

En la excelente novela que es por variados motivos Los otros Luis Romero retrata la desesperación moral de todo un pueblo a través del relato de un atraco fallido inducido por la miseria social de un carpintero. Como bien anota Santos Sanz, un protagonista sin nombre apunta más al arquetipo y una ciudad como aquella Barcelona, que bien podría ser cualquier otra, dan dimensiones universales a la historia al generalizar como abstracción aplicable a cada uno de nosotros. Son geniales la dosificación del suspense, el retrato coral, la denuncia de la Guerra Civil como causa de los desequilibrios. La red queda sustentada por una base documental que otorga exacto verismo al relato por entero desde su síntesis, la delincuencia como única alternativa posible, a las distintas fases de la novela: el atraco, la casualidad, la persecución policial, la herida de bala y el triste final.

Resulta un error sustantivo y una falsificación histórica que el realismo crítico y la novela de testimonio de Luis Romero sean hoy apenas nota de una línea en las historias literarias. La mezquindad española es despiadada con una de las cumbres narrativas de la posguerra. La oportunidad de publicar una edición integra de Los otros con un pertinente estudio introductorio es un acierto tan importante como necesario. En estos momentos de asfixiante preponderancia de eso que mal se llama autoficción, la novela Los otros adquiere vigorosa vigencia al mostrar muchos otros caminos para contar igual de legítimos y poderosos pero quizá más sugestivos ahora en el viejo arte del narrar. Pero más allá aún, la novela presenta un duro alegato frente a un mundo capitalista con trono presidido por el dinero, lo cual la otorga una exacta y afilada vigencia. No se la pierdan.

Véase también en http://www.elimparcial.es/noticia/173834/los-lunes-de-el-imparcial/luis-romero:-los-otros.html